Como preparar productos caseros para cuidar la piel seca

Cuando hablamos de piel seca, en seguida nos viene a la mente un rostro delicado, sensible, tirante, que a menudo presenta rojeces o descamaciones. Todos estos rasgos son corrientes en las personas con cutis secos, aunque no siempre aparecen todos los signos a la vez.

A la hora de cuidar una piel seca, nos tendremos que centrar en aportar nutrición y en utilizar productos de limpieza que no resequen en exceso y que dejen el cutis hidratado. Para ello vamos a preparar cosméticos cuya base común sean productos grasos y calmantes.

productos caseros para cuidar la piel seca

La limpieza de la piel.

A la hora de limpiar una piel seca, hemos de tener cuidado de utilizar productos que limpien sin resecar en exceso. Es preferible usar leches limpiadoras, masajeando el rostro y retirando con un disco desmaquillante (sin aclarar con agua). Hay que evitar limpiar la piel solo con agua para no dejar sensación de tirantez.

Crema limpiadora de aguacate.

1 cucharada de cera de abejas

2 cucharadas de manteca de karité

4 cucharadas de aceite de aguacate

4 cucharadas de agua destilada

3 gotas de aceite esencial de manzanilla

Al baño maría, funde la cera de abejas, la manteca de karité y el aceite de aguacate.

En otro recipiente, calienta el agua destilada.

Cuando la fase grasa esté deshecha, incorpora el agua caliente poco a poco mientras agitas. No dejes de agitar hasta conseguir formar una emulsión.

Añade ahora las gotas de manzanilla, agitando hasta que quede una crema homogénea. Déjala enfriar para que coja consistencia.

Tónico calmante de manzanilla.

1 cucharada de flores de manzanilla

1 taza de agua

Prepara una infusión con la manzanilla y déjala reposar unos cinco minutos. Cuela las flores y deja enfriar la infusión hasta que esté a temperatura ambiente.

Este tónico es ideal para calmar la piel irritada y enrojecida por los cambios bruscos de temperatura, por tratamientos agresivos sobre el rostro (dermoabrasión) o simplemente para completar la higiene tras el uso de la leche limpiadora.

como cuidar la piel seca

la hidratación de la piel.

Si bien la hidratación es importante en todo tipo de piel, en el caso de la piel seca es esencial. Este tipo de piel es ya de por sí apagada y de aspecto pálido.

Está deshidratada, la sensación que da es de cuarteada (cortada), y los signos de envejecimiento son más perceptibles.

Por ello es importante aplicar un producto hidratante diariamente y, una vez por semana, hacer una mascarilla nutritiva.

Crema de germen de trigo.

1 cucharada de cera de abeja

1 cucharada de manteca de cacao

1 cucharada de manteca de karité

3 cucharadas de aceite de germen de trigo

2 cucharadas de agua de rosas

3 gotas de esencia de rosas o de azahar

Al baño maría, fundir la cera de abeja, la manteca de cacao y la de karité.

Cuando comience a estar fundido, añadirle el aceite de germen de trigo, agitando para mezclar bien.

En otro recipiente, calentar el agua de rosas. En caliente, añadir el agua poco a poco a los aceites, agitando constantemente hasta que se forme una crema.

Déjala enfriar un rato, pero con cuidado de añadir la esencia antes de que adquiera consistencia. Guárdala en un tarro hermético, bien cerrada para que no se seque ni se enrancie.

hidratacion y nutricion de la piel seca

La nutrición de la piel.

La piel seca hay que mantenerla bien nutrida, darle alimento para que no se descame. Cuando hay falta de nutrición, pueden aparecer escamas y, si son severas, incluso eczemas (sobre todo en la zona del entrecejo y en las aletas de la nariz).

Es aconsejable utilizar un producto nutritivo por la noche, cuando la piel es más receptiva para aprovechar los principios activos de la nutrición.

Crema nutritiva de aceite de almendras.

4 cucharadas de aceite de almendras

2 cucharadas de agua de rosas

1 cucharada de cera de abejas

Media cucharadita de vainilla en polvo

3 gotas de aceite esencial de geranio

Al baño maría, funde el aceite de almendras y la cera de abeja.

En otro recipiente, calienta el agua de rosas junto con la vainilla.

Cuando la fase grasa esté fundida, añade la solución anterior poco a poco y agitando constantemente hasta que se forme una crema.

Deja que enfrié hasta temperatura ambiente y añade el aceite esencial de geranio, mezclándolo bien. Deja enfriar.

Mascarilla de pera.

Un cuarto de pera madura

2 cucharadas de yogur natural

1 cucharadita de fécula de maíz.

Pela la pera y quédate con la parte blanda (quítale el corazón).

Tritúrala bien junto con el yogur y la fécula hasta que quede una pasta sin “tropezones”.

Aplícala sobre todo el rostro (excepto el contorno de los ojos) y el cuello.

Déjala que actúe unos 20 minutos y luego retírala con agua tibia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *